Diplomáticos Estado Unidenses. relacionaron a Uribe con el narcotráfico en los años 90

EFE Washington26 may. 2018 Por Miguel Rico Para Metropolica Radio

Una revelación de la agencia noticiosa EFE basada en documentos estadounidenses desclasificados, demuestra nuevamente que el senador y expresidente de Colombia Álvaro Uribe Velez (2002-2010) fue acusado en numerosas ocasiones por diplomáticos estadounidenses de tener vínculos con el narcotráfico en los años 90.

Una de las comunicaciones, que datan de 1993, describe una reunión de diplomáticos estadounidenses con Luis Guillermo Vélez Trujillo, entonces senador del Partido Liberal, formación política en la que militaba Uribe.


Todos conocemos que al senador y expresidente de Colombia Álvaro Uribe (2002-2010) se le ha acusado en muchas ocasiones por diplomáticos estadounidenses de estar involucrado indudablemente y de manera directa con las mafias del narcotráfico en los años 90, según documentos desclasificados del Departamento de Estado a los que Efe tuvo hoy acceso.

Una de las comunicaciones, que datan de 1993, describe una reunión de diplomáticos estadounidenses con Luis Guillermo Vélez Trujillo, entonces senador del Partido Liberal, formación política en la que militaba Uribe.

Según el cable desclasificado, el Señor Vélez Trujillo narro con detalles al representante del Gobierno de Estados Unidos que el Hoy Senador Uribe Vélez, recibió «una fuerte financiación» para emprender sus campañas electorales al Senado por parte de la familia Ochoa Vásquez, reconocidos miembros del cartel de droga del Norte de Medellín que estuvo liderado por el también ex congresista y capo del narcotráfico Pablo Emilio Escobar Gaviria.

El senador Vélez Trujillo también indicó a los estadounidenses que fue Uribe quien inició contactos con la madre de Pablo Escobar, mientras el narcotraficante intentaba negociar un canal de comunicación con el entonces presidente, Carlos Gaviria (1990-1994).

El contenido del cable noticioso muestra que, según Vélez, Escobar exigió a Uribe a través de «los Hermanos Ochoa» que le "ayudara a comunicarse con Gaviria «a cambio del favor» de la financiación de su campaña".

Asegura también que el senador liberal informó a los diplomáticos de que Uribe «temía por su vida» y la de su familia «por no poder responder a sus mentores del Cartel de Medellín», señala el telegrama diplomático, razón por la cual desea perpetuarse en el poder, gozando de la protección estatal y la inmunidad parlamentaria.

Los cables arrojan nueva luz sobre las acusaciones que han perseguido a Uribe durante años y que él ha negado categóricamente, argumentando que se trataba de intentos infundados de sus rivales políticos para acabar con su según él, "Impoluta carrera política".
Ivn-Duque-Colombiajpg
Uribe es el gran valedor del candidato a la Presidencia del país por el partido Centro Democrático, Iván Duque quien aparece vinculado con la firma Odebrecht y quien no cuenta con la experiencia suficiente ni la autonomía requerida para la conducción de un país tan untado de corrupción como Colombia, y del que por obvias razones, se asegura ser cuota del senador acusado de narcotráfico.

Según otro de los cables, en enero de 1992, siete meses después de que Pablo Escobar se entregara a las autoridades colombianas a cambio de no ser extraditado a Estados Unidos, la embajada estadounidense en Bogotá recopiló una lista de políticos colombianos «sospechosos de tener vínculos con el narcotráfico».

Esta lista se dividía en dos secciones: «los narco-políticos» que eran «políticos con sólidas historias» de relación con el narcotráfico; y «los posibles narco-políticos», que eran sospechosos de tener lazos con el tráfico de drogas, aunque no estaban comprobados.

Uribe, al que se le describe «como una joven estrella de la escena política colombiana», aparecía en la última categoría por los negocios de su familia, según figura en el cable.

En otra de las comunicaciones, la embajada de Estados Unidos en Colombia informó al Departamento de Estado de la condena de Uribe a las bombas con las que Escobar desangró Medellín y concluye diciendo: «Seguimos sospechando de las posibles conexiones de Uribe con el narcotráfico».

En otro telegrama, en el que se analiza quién estaba detrás de la victoriosa campaña presidencial de 1994 de Ernesto Samper (1994-1998), los diplomáticos estadounidenses aseguran que Uribe, su principal valedor en Antioquia, «ha demostrado ser un enigma para la embajada».

«Sus lazos familiares con narcotraficantes (es primo de los Ochoa), además de rumores provenientes de contactos creíbles le enturbian, aunque sus declaraciones en el pasado en contra de los traficantes así como sus protestas vehementes ante la embajada dicen lo contrario», sostiene.