LOS AMISH: EL LUGAR DONDE NO PASA EL TIEMPO

Por Miguel Rico Lopez / Psicólogo

Viven en colonias aisladas del resto del mundo, sin televisión, teléfono ni Internet. Sus vidas, sin ningún alarde de modernidad, están marcadas por la tradición y la religión. Son los Amish.
Los Amish son uno de los ejemplos más claros y curiosos de vida hermética en pleno siglo XXI. Se distribuyen en más de una veintena de colonias situadas en Estados Unidos y Canadá. Los Amish son descendientes de inmigrantes alemanes y suizos.
Este grupo perteneciente al movimiento cristiano anabaptista comparte raíces con los llamados menonitas.
En la década de 1860 se segregaron los dos grupos, cuya diferencia reside en la "radicalidad" de sus tradiciones. Los menonitas son más progresistas y sus tradiciones están más adaptadas al s siglo XXI que las de los Amish. Asímismo, el número de menonitas se sitúa alrededor de 1.5 millones, repartidos en más de 80 países. Los Amish, mucho más tradicionales y herméticos, apenas superan los 200.000.
El estilo de vida Amish se basa en la llamada "vida sencilla", manteniendo tradiciones ancestrales y rechazando en gran medida las tecnologías modernas.
Es conveniente señalar que debido a que este grupo no tiene una jerarquía definida a nivel global, cada colonia tiene sus propias normas. Los Amish más estrictos rechazan cualquier tipo de manifestación de la tecnología moderna. Sin embargo, en algunas comunidades más flexibles, los líderes eclesiásticos se reúnen para analizar la admisión de ciertos elementos. Son comunes los casos en que está prohibido el uso de automóviles o electricidad. Los Amish se transportan mediante carro tirado por caballos, y no tienen acceso a televisión, ordenador, bombillas (se alumbran con lámparas de petróleo), ni ningún otro objeto que precise electricidad.
Anuncio
Necesitas un Psicologo que te Ayude de verdad_jpg
En las colonias, aisladas del exterior, se habla el llamado "alemán de Pensilvania", y en cuanto a la vestimenta, hay grupos que incluso prohiben los botones. Los hombres se visten con mono de granjero y sombrero cowboy, y las mujeres con largos vestidos y sombrero.
La mayoría de Amish trabajan en casa, se dedican a la agricultura o a la construcción, ya que prefieren mezclarse poco con el "mundo exterior".
En diversas colonias, el uso de bigote está prohibido. Los hombres suelen ir afeitados hasta que contraen matrimonio. A partir de entonces, dejan crecer su barba.

Debido al hermetismo de estas comunidades y el rechazo al mestizaje, frecuentemente aparecen enfermedades genéticas en los niños, a causa de descender de Amish que posiblemente estaban emparentados entre ellos.
Los Amish no pagan la Seguridad Social de Estados Unidos, ya que no aceptan la sanidad ni nada que provenga del Gobierno.
 
Esta comunidad, anclada en las costumbres del siglo XVIII, es uno de los últimos resquicios de rechazo a la modernización y a la globalización, donde no se sabe quién es Brad Pitt, Rihanna o Leo Messi.
Revolución Intelectual