Somos Tercermundistas Porque Nos Lo Hemos Ganado

Tiempo estimado de lectura: 5 a 8 minutos


Por Miguel Rico Lopez - Psicólogo


Colombia, un bello país en la esquina superior del denominado continente de América Del Sur, es la sólida confirmación de que el tercer mundismo y el subdesarrollo es un estado mental. Me atrevo a definir el subdesarrollo como una deficiencia mental, una manipulada patología que logra manifestarse en una interminable serie de absurdos, ideas patéticas e irracionales que la población cariñosamente adopta creando un circulo donde una y otra vez se cometan los mismos garrafales y vergonzosos errores que nos enlodan en una pobreza innecesaria, mientras que otros países, inicialmente más pobres, significativamente menos educados que nosotros, logren avanzar y se desarrollen socialmente eliminando los diferentes tipos de pobreza.

Anuncio
c499faaa-9dbb-4009-a29a-eaaac7c12d6fjpg

Escucha mas Metropolika Radio Una revolución Intelectual


Es aquel cuento sin sentido, que los corruptos eternos de turno nos han obligado a tragar sin digerir ni defecar tranquilamente. 

Es más que justo preguntarnos abiertamente, ¿Por qué nuestra población se traga estas ideas incoherentes? Y podemos responderlo fácilmente:

1.   Porque le gusta comer mierda

2.   Porque es un pueblo donde el orgullo sin sentido invade la lógica social

3.   Porque este es un pueblo envidioso y prefiere sufrir penurias antes de ver a su vecino en buenas condiciones

4.   Porque aún no ha alcanzado la evolución mental que logro hacer de Europa un bloque común de desarrollo hace más de 400 años con la introducción del pragmatismo científico.

5.   Porque prima la idolatría de falsos salvadores.

Cuando relaciono el punto cuatro, mi memoria histórica me ubica años atrás, y puedo asegurar que las teorías de Sir Francis Bacon (1561-1626) donde prevalecía el pensamiento medieval, escolástico, retrogrado, en el que se buscaba la realidad en la farsa revelación divina, y no en la realidad misma del pensamiento racional, se han refundado en esta era del entretenimiento y el pajaso mental. Se trataba de decidir cuál era el mundo que debía existir, el que se había enseñado, el que se dicta en la cavernaria escuela feudal, y no conocer la realidad de un mundo que existe sin lugar a dudas. No se podía preguntar sobre cuantas patas podía tener un gato, sino cuantas debía tener según la decisión del amo de estado; tristemente, en las tertulias escolásticas, no se podía tener la ocurrencia de contarle las cuatro patas al gato y con ello dar por terminada la inútil discusión sin lógicos argumentos. Prevalecía el silencio de los brutos.

Dolorosamente Colombia carece de pensamiento social. Es mas valiosa una carretera que conduce a ningún lugar, que planes dotados de inteligencia enfocados en la gente y su educación social.

En este país, cualquiera puede ser presidente, y cualquiera puede inventar una manera “social” de cómo debería funcionar el país de cemento, la economía de obra civil (llaman “el modelo de desarrollo”) y que al menor atisbo de problemas pueda cambiarse fácilmente por otro genial “modelo de desarrollo” inventado también por cualquiera.

Y mientras tanto que el pueblo grite “Gol Hijuepu..”

Mentalidad tercermundista es ser capaz de elegir un gobierno incompetente y defender a toda costa el voto equivoco, es ver ciegamente como ese gobierno es capaz de llenar los altos cargos de burócratas socarrones, sonrientes y holgazanes que no tienen idea de lo que hacen e ignoran sínicamente lo que deberían hacer y a cuenta muchos de ellos niegan su mala sangre, que lo único que quieren es gastar a manos llenas, en fincas y hatos el dinero que le corresponde al desarrollo social, desperdiciando los recursos economicos del público en puentes derrumbables; son adictos estos personajes a endeudar al pueblo para satisfacer su ego en gastos corrientes en vez de inversión pública.

Un pensamiento pobre se nota cuando se disfruta el insulto y la amenaza continua a los lideres sociales potenciales pensadores fuera de la rosca, (por no querer vivir de la tajada mafiosa).

Nos ocurre lo que nos ocurre por puro gusto y amañamiento. Además de ser un poco masoquistas y tener mucho de sádicos. Nos ocurre como al personaje aquel que compra una camisa de alta calidad a un precio elevado, que la lava el primer día con un cepillo de cardar, la exteinde al sol por días, la expone al rigor de la lluvia continua y al cabo de unos meses en ese duro trajín de la tela y costuras dice: “esa camisa es de mala calidad, valía menos de lo que pague, hare que me reembolsen el dinero”, es decir, somos insaciablemte cínicos.


Anuncio
Necesitas un Psicologo que te Ayude de verdad_jpg

Vivimos en un país con gran potencial, pero que ha sido saqueado por atracadores licenciados por el mismo pueblo. Resulta que ahora solo es rentable el subsuelo limitado, y que la investigación en áreas no ingenieras es una pérdida de tiempo.

Reconozcamos que estamos perdiendo la dignidad y la tierra, que a pesar de entender que el culpable no es el “modelo de desarrollo” ni el “sistema” sigamos creyendo que los salvadores serán los mismos que nos han venido sacando el dinero del bolsillo, y no seamos sinceros en ver que si seguimos así, la seguiremos cagando…

Somos subdesarrollados porque toleramos que sorprendentemente en nuestras caras, se nos diga “modelo nuevo” cuando sabemos de las dudosas andanzas de estos cacos y la no existencia de un verdadero plan que favorezca a la masa social.

Perturbador que haya gente que crea y peor aún, que digan que hay que trabajar para alcanzar la utopía. Estamos mal de salud mental. Si hay que trabajar, pero en beneficio mutuo real y tangible.

Este gato tiene más de cuatro patas y todas corren en la misma dirección que llevara a un país conforme a un absoluto fracaso colectivo. 

Pero, ¿cómo saldremos de este embrollo fraudulento?

¡Estrenando el encéfalo!.

Pero ¿Cómo?

Identificando y comprendiendo las posibles causas de esta condición. Si nos preguntamos sin amarres mentales, cuál es la causa o causas de estos retrasos en el desarrollo, y vemos entonces que las respuestas son muy simples con una corta lista de factores:

1.   La violencia opresiva autogenerada,

2.   La educación limitada basada en la era industrial y obrera

3.   La herencia de la pobreza en las sociedades mediaticas

4.   La manipulación religiosa y el don de la comunión,

5.     El tamal y la gaseosa.

En esa crisis hemos permanecido los colombianos desde que a esta aldea se le fundo como país.

Parte de esa manipulación se encuentra en el adorado Norte imaginario, los Estados Unidos de América, ha comprado la conciencia de unos pocos sucios sin valor pero con un elevado precio, porque les conviene vernos brutos.


Anuncio
35jpg

Cuando somos capaces de retar a todas las facetas de este pensamiento establecido, cuando tenemos la clara y fuerte intención de fomentar una reflexión crítica, un pensamiento objetivo y un debate constructivo basado en la ética, seremos realmente libres y caminarenos fuera del tercer mundo. ¿Solo los profesionales en áreas sociales estamos en la obligación de verificar estas hipótesis comparándolas con el método científico y confirmar o negar cada uno de ellos con argumentos sólidos y constructivos?

Esto en verdad es tarea de todos.

Si nos detenemos en las causas, siempre llegaremos a lo mismo, vivimos en una sociedad mal educada, nos han enseñado a negociar los valores y a la educación la falta calidad humana

Yo optaría por evaluar el papel de la iglesia Católica como mediador social, pues estoy seguro que esta empresa ha utilizado la educación en su rentable fuente de manipulación, dominación y discriminación que en todas las instancias posibles ha retardado el desarrollo de ideas abiertas que promuevan el conocimiento y han obstaculizado el perfeccionamiento de nuestra sociedad.

Y que se dice de la televisión gratuita y la radio regalada, que ahora solo se preocupa por infundir en las cabezas perezosas la diferencia de clases y el consumismo sin medida, la apariencia sobre la identidad, la realidad bajo la vanidad.

Podrán existir muchas hipótesis sobre la causa del caos en Colombia, pero todas tiene que ver con un factor determinante: la idiosincrasia social y cultural centrada en la codicia persistente, la transformación negativa de valores y una incipiente corrupción inherente al pensamiento vulgar.

Con este artículo, no pretendo dar soluciones, mi objetivo es que con mi modesta opinión, pueda quien lee, despertarse una mañana en esa transformación individual que merece Colombia.

Espero lógrenos llegar a un siguiente desacuerdo…

Miguel Rico López, Psicólogo.


Revolución Intelectual

Anterior - Fumar Marihuna Apendeja  /   Pronto - Siguiente