Soy Carranguero De Profesión

FUE UNA BENDICIÓN HABER NACIDO EN EL CAMPO Y RODEADO DE LA CULTURA CAMPESINA Y POPULAR
Coplero, disciplinado, hombre honesto, excelente ciudadano, profesor, defensor del medio ambiente, estudioso musical, coleccionista de frases autóctonas, puntual, un tanto cascarrabias, exigente con el sonido, apresurado a todo momento, distinguido por gobiernos y príncipe de la música Carranguera.
​Ni Francisco Montoya, primer hombre del disco que le creyó, pensó que "La cucharita" sería un himno en la costa atlántica o en Nueva York, pero en los últimos 35 años este himno no puede faltar en las fiestas de veredas, pueblos o familias.

Jorge Veloza fue capaz de escribir que un hombre quería a su mujer tanto como a su camión, dedicarle un tema a una vaca o narrar una novela sobre un pobre hombre que tenía los ojos torcidos, las orejas grandes, un rostro feo y fuera de eso no sabía bailar.

En 1994 el biólogo John Lynch bautizó con sus nombres dos especies de ranas pertenecientes a la familia lt Leptodactylidae, a saber: Eleutherodactylus carranguerorum y Eleutherodactylus jorgevelosai, haciendo un homenaje al hombre de Ráquira, Boyacá.
Jorge-Velosajpg
Aún se recuerdan sus actuaciones en "Don Chinche" y en "Romeo y Buseta". Estuvo también en la primera nómina de "La Luciérnaga" y en el 2010 presentó una selección de canciones con la orquesta sinfónica.

Jorge Veloza tiene una costumbre: primero dice que "no", como conceder una entrevista, pero luego recapacita y se convierte en un ser generoso. Es toda una institución en Colombia. Es el compositor de la genialidad.
Tambien Te Puede Interesar: Poesia Budista Para Recibir La Muerte En Paz

¿Quién inventó la música Carranguera? O ¿ya existía y pensó que se convertiría en un éxito nacional con eco internacional, interpretada por grandes orquestas? La música Carranguera, o la Carranga como también se le conoce, es un género que hemos impulsado entre muchos y del que nuestro grupo "Los Carrangueros" es el más vehemente pregonero. De él se deriva su nombre, pero para ello hemos retomado herencias y también estamos dejando huellas y trazos. Si hubiera pensado, o pensara, que iba a ser un suceso mundial, a lo mejor me habría quedado en eso, en la gana, y no haciendo "para el mañana".

Además de La cucharita, ¿qué otras cositas se le han perdido en esta vida? Como a muchos, un pedacito de país con el que me crie, un pocotón de tiempo en flor jugando billar cuando muchacho y otros puchos "haciendo las cosas urgentes que siempre desplazan a las importantes".

En estos tiempos, ¿Rosita la de las cartas ya maneja redes sociales, Facebook, Twitter y todo lo relacionado con Internet? Creo que esa Rosita, la que motivó la canción aquella noche de naipes hace como treinta años, apenas se le mide al celular y al correo electrónico. También me gustaría preguntárselo a ella, si me la volviera a topar, porque a lo mejor estoy manfifio.

¿Cuál es el actual paradero de "la china que usted tenía y se fue para Bogotá? ¿Cuántos nietos tiene ella? ¿Se arrepiente aún de aquella tragedia? En muchas de mis canciones aparezco como el protagonista o coprotagonista; en otras, la mayoría, como un juglar narrador. En las primeras, lo hago para no "echar al agua" a los verdaderos sufrientes o gozantes. Entonces, como a La china que yo tenía la tuvo fue otro, pues dejémoslo de ese tamaño para no alborotar el avispero.
¿Ya le pasó La coscojina por embrujarse de unos ojos de sal? Tan no le pasó al pobre hombre "embrujecido", que con esa coscojinaensurullada en su anguloso pecho se largó para siempre.
Püblicidad
Necesitas un Psicologo que te Ayude de verdad_jpg
​¿Su exitosa Carranga Sinfónica es lo más grande que ha hecho hasta ahora, o cree que lo esperan mayores retos musicales? Ha sido una parte muy importante de nuestro camino y ha contribuido a la consolidación de lo carranguero como género, al cual, con o sin nuestro grupo, le esperan infinidad de posibilidades.

Su música empezó romántica y, poco a poco, se fue transformando en algo ecológico. ¿Fue el efecto invernadero o dejó de enamorarse? Le respondo al estilo del expresidente aquel: ni lo uno, ni lo otro; todo lo contrario. Sigo haciendo de las unas y de las otras, y, a veces, "arrejuntadas".

Siempre tuvo la idea de tener una emisora. ¿La piensa montar ahora en Internet? Hubiera sido un buen aporte a nuestras músicas y a otras bonituras, pero, como dijo el búho, "no se púo". Sigue siendo una buena idea, así fuera en Internet por asunto de costos, solo que ahora no le puedo dedicar el tiempo y la energía que requiere hacerlo. Por eso, dicha añoranza terminó convertida en una canción ya publicada que se titula Plegaria radiofónica; ojalá que, como ella dice, "no me la escondan y me la hagan sonar".

¿Lo han vuelto a invitar a actuar? Algunas veces, pero como ocurre por momentos en las parvas: los vientos no se han puesto a favor.
veloza-jorge-baja_0jpg
¿Volverá a editar canciones que grabó hace algunos años?
Ya lo hemos hecho con algunas, por ejemplo, La cucharita, Canto a mi vereda, El marranito y La gallina mellicera. Igualmente con las demás que están en el repertorio de nuestra grabación Carranga Sinfónica, con la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia.

¿Es vanidoso al saber que han bautizado una plaza con su nombre y hasta sapos con los nombres de sus canciones?
Lo de la plaza, no lo sabía, gracias. Sí sabía lo de un parque de Tunja y lo de las ranas que el científico John Linch bautizó, pero como Eleutherodactylus carranguerorum y Eleutherodactylus jorgevelosai. ¿Que si eso me vanidosea? Un poquito, pero tal vez esa no sea la palabra.

¿Escucha La Luciérnaga?
Con La Luciérnaga tengo una relación de oídas desde su nacimiento, porque por ese tiempo hacía en Caracol, junto con otros compadres, un programa diario que se llamaba Olalita y Olalala. Generalmente, la emisión de La Luciérnaga se me cruza con mis actividades cotidianas y, por eso, le pongo más oreja cuando estoy de viaje por la tierrita.

¿La última vaca que vio como veterinario fue La Pirinola?
No, señor, constantemente he seguido viendo muchas "vacas sagradas" por ahí, pero como saben que no ejerzo, pues no me consultan sus ranillas, o a lo mejor les da miedo de que las desahucie o que, ante la gravedad de sus males, les recomiende la eutanasia.

¿Usted cree que con batería y guitarra eléctrica perdurará la música carranguera?
Es una de las posibilidades, de modo que con ello "también" perdurará la carranga, aunque yo me quedo con el formato tradicional: tiple, requinto, guitarra y guacharaca.

Todo ha cambiado. Antes usted tenía que decir: "¿Bailamos, señorita?", y ahora ellas son las que lo invitan. ¿Todo tiempo pasado fue mejor, maestro?
Como a buen entendedor pocas palabras, esa se la respondo con una contesta de mi taita, cuando ya con sus años encima hablábamos de la teletransportación y otras sorpresas del futuro. El hombre pegó un suspiro y dijo: "¡Ay, juejulia, de todo lo que me voy a perder!".

¿Ha escuchado reguetón? ¿Lo entiende?
Trato de hacerlo, por aquello de intentar saber "cómo sigue yendo el agua al molino y en qué palo sonoro nos estamos trepando", pero mi tiempo musical va, y ha ido, por otros rumbos.

¿De cuántas parejas ha sido padrino luego de componer Por fin se van a casar?
Simbólicamente de muchas, "combólicamente", de ninguna.

¿Qué siente cuando dicen que Boyacá es sinónimo de esmeraldas y de Jorge Velosa?
No creo que así sea, Boyacá es, y debe ser, mucho más que esmeraldas y carranga. En últimas, Boyacá –como el país– es el ser humano que la habita y la hace, y, en mi caso, pues he tenido la fortuna de hacer parte de esa comunidad.
Tambien Te Puede Interesar: Tecnicas Para Una Sana Comunicación

¿Que piensa Usted de la firma de Paz entre el gobierno y las Farc?
Por los mensajes que pregonamos, todas nuestras canciones tienen que ver con la paz, pero su camino será largo y pasa por la tripa. Recordemos que "amor no se echa a la olla sino carnita y cebolla"; y que:

Mientras vivir sea vivir, vivir del dolor ajeno, la vida no será vida y el cielo no será cielo.

¿Sueña que toca guacharaca?
Curioso, hay muchas cosas que me gustan y no sueño con ellas; de pronto porque los adentros me dicen que eso es una redundancia espiritual, y me mandan por otros laberintos.

¿Quién fue su inspirador musical, literario y poeta?
Pienso que uno es la sumatoria de sus vivencias y, en mi caso, de todas hay bastante tela para cortar. Lo que sí puedo reafirmarle es que fue una bendición haber nacido en el campo y rodeado de esa cultura campesina y popular.

A la hora de escuchar música, ¿qué oye?
Depende del estado de ánimo, de lo que esté haciendo y trabajando, de la necesidad de información, del tiempo disponible, de las recomiendas y presentes musicales, de las afinidades y parentescos sonoros, de la oferta que haya en vivo, de la programación radial y de otras arandelas. Pueden ser temas instrumentales, cantos populares y de tradición, obras clásicas, música folclórica, música antigua, carranga de otros compositores e intérpretes.
¿Cómo descansa de tanto ajetreo?
Pensar y caminar son mis contras favoritas. A veces, "huir" por las lomas, y otras, nadar cuando se puede.

¿Por qué ha llorado, maestro?
Por lo que todo el mundo berrea, pero como dijo la osa: las lágrimas más saladas son las amorosas.

​¿A sus hijos les gusta su música?
Como tengo muchisísiiiimos –los hijos de la carranga–, pues dígame si no.

¿Cómo una persona puede querer más a su camión que a su mujer? Por eso sigo cantando que hay que querer más a nuestras Julias que a nuestros camiones y otras mundanas pertenencias.

¿Se le han perdido la ruana, el sombrero y la guacharaca? ¿Sabe que no?
Se me han extraviado, por descuidado. Lo que sí se me perdió, en Barranquilla por cierto, fue el birimbao con el que grabé la canción. ¡Lástima!

¿Boyacá y Colombia han sido justas con usted?
Muchísimo, tal vez más de la cuenta. Ojalá así pasara con todos…, todos…, todos… los aquí vivientes, y con la humanidad en general. Manifesté esa sensación de gratitud de mi parte con esta décima: Esta tierra, nuestra tierra, la que aquí nos tiene en junta, a lo mejor se pregunta, si hay algo más por decir, cómo no, que mi existir ha sido un afortunado, por andar de lado a lado, soñando carranguerías; gracias por las alegrías y lo que nos hemos dado.

¿Qué ha pasado con las ranas que llevan sus nombres?
Si seguimos acabando con los montes, incluidos los nublados donde las ranitas carrangueras viven, de ellas y otras cuantas especies quedarán a duras penas los nombres ya dichos en el inventario del planeta Tierra.

¿Tuvo eco, o le ha servido de algo, su Doctorado Honoris Causa?
Ese doctorado, en últimas, ha sido para la música Carranguera, y, a mi modo de ver, es un reconocimiento más importante que un Grammy, evento en el que "tantas habas se cuecen". Ha sido un gran espaldarazo desde la academia a nuestras músicas populares raizales. Como noticia, anduvo en su momento (octubre de 2012), pero su gran trascendencia irá cuajando con el tiempo.

​¿Ha practicado su profesión universitaria, o la olvidó totalmente?
Por tener vínculos profundos con el campo, recién graduado ejercí la Veterinaria un poco, pero pudo más la música y sus sobernales, y, desde hace más de treinta años, orgullosamente esa es mi profesión.

Entrevista de Pantalla & Dial : Jorge Velosa –– Londonderry New Hampshire Por Édgard Hozzman ehozzman@gmail.com V – 2018